Historias personales

Más de 500 candidatos procedentes de Europa del Sur, Suramérica y Asia del Sur han logrado acceder a unas condiciones de trabajo atractivas en Alemania. Pero cada historia es única y a veces ha sido necesario un esfuerzo extra para llegar al final del camino.

Alma de Madrid

Superó todos los obstáculos e inició sus estudios

Me llamo Alma y nací en 1992 en Madrid. Soy una persona muy segura de sí misma, activa, que siempre busca aprender cosas nuevas. Estaba satisfecha con mis logros hasta la fecha, pero tenía otros objetivos: quería dar el salto al extranjero. Siempre he viajado mucho y quería estudiar fuera para reforzar mi personalidad, conocer nuevos lugares y personas, aprender otra lengua y, por supuesto, seguir desarrollándome profesionalmente. Por eso decidí empezar un Grado Dual en Enfermería (B. Sc.) en Alemania.

Estaba haciendo prácticas en el Hospital Universitario Gregorio Marañón en España cuando vi la oferta de CAPITALENT MEDICAL: plazas para un Grado Dual en Frankfurt del Meno. Hablé con mis padres largo y tendido sobre esta opción y decidí enviar mi candidatura.

Hasta ese momento nunca me había planteado la posibilidad de aprender alemán. He estudiado inglés y francés desde que soy pequeña, pero el alemán no me había llamado la atención. No obstante, estudiar en Alemania me parecía una ocasión única, debía aprovecharla aunque significara aprender un idioma que hasta entonces apenas me había interesado.

CAPITALENT MEDICAL organizó un curso de alemán en Madrid y unas prácticas en la clínica que duraron más de un mes para todos los interesados. Así sabría si me gustaba mi futuro entorno de trabajo, ¡sí que lo hizo!

Entonces llegó la gran decepción. El grado se canceló porque la clínica no cumplía todos los requisitos formales. Fue un duro golpe. Le pregunté a CAPITALENT MEDICAL si había alguna alternativa para estudiar Enfermería en Alemania. El equipo movió cielo y tierra para que pudiera continuar aunque se presentó algún que otro obstáculo. Homologar mi Bachillerato fue terriblemente difícil, pero lo conseguimos. Gracias al equipo de CAPITALENT MEDICAL empecé mis estudios en Alemania.

Hasta pude adelantar mi examen de alemán de B2 y marcharme antes de lo previsto. ¿A qué iba a esperar? Así tenía algo de tiempo para aclimatarme. Pude acortar el tiempo de espera antes de que empezara el Grado haciendo unas prácticas en CAPITALENT MEDICAL. Fue una ocasión extraordinaria para poner a prueba mis conocimientos de alemán y además me encantó ayudar a otros candidatos españoles.

Estoy muy a gusto. Me gusta la ciudad y la gente. La oferta de ocio en Fráncfort es enorme y en la Clínica Universitaria, donde hice las prácticas, tiene mucho que ofrecer. He aprendido un montón y me llevo muy bien con mis compañeros de trabajo. La cercanía con España es otra ventaja, porque puedo visitar con frecuencia a mi familia. Hace unas semanas le di una sorpresa a mi madre por su cumpleaños. ¡Se alegró tanto!

Los estudios son exigentes, sobre todo porque tengo que aprenderme todos los términos técnicos en alemán. Pero me gusta y estoy segura de que lo conseguiré.

Al principio puede parecer imposible aprender alemán en seis meses, irse a Alemania y empezar a trabajar de inmediato. Pero cuando quieres algo, lo consigues. Además, CAPITALENT MEDICAL me ayudó en todo momento facilitándome cada paso.

Cuando termine mis estudios me gustaría quedarme un par de años más en Alemania y seguir trabajando. Después quiero viajar, conocer otro país. Quizá Suiza. En el futuro barajo también la posibilidad de hacer un voluntariado como enfermera en un país en vías de desarrollo.

Tengo muchos planes en la vida y está claro que ¡cuando quieres algo, lo consigues!

 

Juan de Galicia

De un viaje relámpago a un empleo indefinido

Aunque estaba en Alemania, no había encontrado el trabajo de mis sueños. Durante unos meses trabajé en Bad Wildungen, una pequeña ciudad al norte de Hessen. Las tareas que me encomendaron no se correspondían con lo que yo buscaba. Dimití y regresé a España con la firme intención de volver a Alemania a trabajar cuanto antes. Desde España presenté mi candidatura en CAPITALENT MEDICAL. Parecía una buena oportunidad. Ellos me proporcionaron una entrevista personal y unas prácticas en una clínica en Alemania. Llevaba muy poco equipaje cuando cogí el avión a Fráncfort; pues solo iba a quedarme un par de días.

¡Esos dos días se han convertido en 11 meses! Las prácticas y la entrevista personal

estuvieron tan bien, que me ofrecieron directamente un contrato de trabajo. Empezaría esa misma semana y además tendría la oportunidad de hacer lo que buscaba: ¡trabajar en el ámbito más técnico! No dudé ni un segundo, me quedé.

Un mes más tarde mi contrato de trabajo temporal se convirtió en un contrato con la clínica. Me alegré muchísimo. Trabajo en el laboratorio de cateterismo cardíaco y me siento muy cómodo. Lo que más me gusta es que mis compañeros son encantadores. Todos me han ayudado con el alemán. CAPITALENT MEDICAL me ha apoyado en todo momento ayudándome a encontrar un trabajo que se adecuara a mis deseos. Estoy muy agradecido. Me enfrento, por supuesto, a un largo proceso de aprendizaje. Cada día presenta nuevos retos, ¡pero ya he llegado muy lejos!

 

María de Ciudad Real

Después de una corta espera de vuelta a la carrera 

María es una de los 14 enfermeros que realizaron el curso alemán en Madrid durante el primer semestre de 2013 para a continuación, trabajar en una clínica en Fráncfort. Sin embargo, el sueño de María y de tres candidatas más de trabajar en Alemania se truncó a pocos metros de la meta. María no aprobó el examen de alemán a la primera. Mientras esperaba a la segunda convocatoria el empleador que iba a contratarla se retiró. María aprobó el examen pero no tenía empleo. Con el firme propósito de continuar la ex campeona de Europa de karate no permitió que este obstáculo la venciera. Se marchó a Alemania junto con las otras tres candidatas que, al igual que ella, habían aprobado el examen en el segundo intento.

En aquel momento CAPITALENT MEDICAL no tenía ningún puesto que ofrecerle, los clientes no necesitaban ampliar plantilla. Había que encontrar un nuevo cliente lo antes posible. Iniciamos la mayor acción de búsqueda de clientes que hemos realizado hasta ahora y conseguimos alojar a las cuatro candidatas entre nosotros de forma provisional, para que pudieran ahorrar dinero hasta incorporarse al trabajo. Fue una gran alegría encontrar una clínica en Wiesbaden que empleó directamente a las cuatro candidatas. Solo faltaba una cosa: los muebles para su nuevo alojamiento en la residencia para enfermeras. Fuimos juntos a IKEA y encontramos todo lo que necesitaban para empezar en su nuevo hogar. María y sus amigas siguen escribiéndonos; están muy a gusto en Alemania.

María: “¡Mereció la pena! ¡¡Menos mal!! Por fin tenemos un buen trabajo. Yo estoy en una unidad de cuidados intensivos, donde aprendo mucho. Estoy muy satisfecha y contenta, y quiero darle las gracias a CAPITALENT MEDICAL por el apoyo que nos brindaron. Nuestra vida ha cambiado, es una experiencia extraordinaria.

 

Cristina de Jujuy

La vuelta al mundo

En 2013 conocí al equipo de CAPITALENT MEDICAL en una entrevista en Madrid. Soy argentina. Quería ampliar mi experiencia como enfermera. Tenía varios años de experiencia y me habían homologado el título en España. Pensé que como hablante nativa de la lengua no me enfrentaría a grandes dificultades. Pero fue difícil, muy difícil. Durante meses busqué trabajo en vano. Como extranjera las ocasiones de trabajar en un mercado laboral debilitado eran incluso más escasas que las de mis compañeros españoles.

La oferta de CAPITALENT MEDICAL me dio la oportunidad de crecer en el trabajo de mis sueños y de quedarme en Europa. Alemania no era una gran desconocida para mí, porque en Argentina había trabajado en un hospital alemán.

El problema era, sin embargo, que tanto el curso como el puesto de trabajo estaba pensado solo para enfermeros españoles (a petición del empleador y en consonancia con la experiencia de CAPITALENT MEDICAL en cuanto a los trámites para ciudadanos de la UE). A pesar de todas las complicaciones me aceptaron.

Mientras estudiaba alemán en Madrid junto a los candidatos españoles CAPITALENT MEDICAL se encargó de organizarlo todo para que pudiera trabajar en Alemania. Para los que procedemos de un país fuera de la UE es mucho más complicado. Pero por suerte todo salió bien. CAPITALENT MEDICAL obtuvo mi permiso de trabajo y me puso en contacto con un empleador. ¡Tenía el camino libre para irme a Alemania!

Desde enero de 2013 trabajo de enfermera en una renombrada clínica en Hessen. Entré en ginecología y poco tiempo después pude cambiar a la unidad con la que siempre había soñado: asistencia médica al parto.

Tania de Madrid

Por fin estoy donde quería

Di el salto al extranjero por mi cuenta. Estaba cansada de la frustrante búsqueda de empleo en España donde solo me llamaban para hacer sustituciones que duraban unos pocos meses, si es que me llamaban… Encontré trabajo por mi cuenta en Alemania prestando servicios de asistencia ambulatorios y me organicé el curso de alemán al que asistía después de mi jornada. Aprendí alemán bastante rápido y me alegraba el haber encontrado trabajo. Pero no era feliz. A pesar de mi cualificación como enfermera, realizaba solo tareas de auxiliar, para ser exactos auxiliar en el cuidado de ancianos. Mi certificado de B1 no era suficiente y el empleador no me ofrecía ninguna alternativa. Ansiaba que me encomendaran tareas de mayor responsabilidad y cualificación. Fue entonces cuando descubrí la oferta de CAPITALENT MEDICAL y mandé mi candidatura por Internet.

CAPITALENT MEDICAL me invitó a una entrevista y me consiguió unas prácticas en una gran clínica. Fue perfecto. El entorno de trabajo y los nuevos compañeros me encantaron. Además, el empleador estaba muy contento conmigo. ¡Desde que envié mi candidatura hasta que firmé el contrato de trabajo apenas pasaron 14 días! CAPITALENT MEDICAL contrató un profesor de alemán para mí y organizó las clases, que tenían lugar en sus oficinas. Después de algunos meses pude hacer el examen de B1-Pflege. Todo se había resuelto. Desde octubre de 2014 trabajo como enfermera en la unidad de oncología y el 1 de diciembre de ese mismo año el hospital me contrató de forma indefinida. ¡Por fin estoy donde quería!

 

hacia arriba